MIRAR MÁS ALLÁ DE LO VISIBLE. Filosofía Antigua. Ejercicios espirituales.

|| Comparte conocimiento || @NuminaBlog ||

El ansia de mirar más allá de lo visible, de auscultar en lo abierto, y ver y sentir a cada paso que el mundo se despliega, y que siempre hay un más allá (en la mirada y en el pensamiento) en la incesante compenetración de todo con todo, siempre estuvo presente en el espíritu de la filosofía antigua. Mirar más allá de lo visible.

Mirar más allá de lo visible.

La preocupación por el destino individual y por el progreso espiritual, la intransigencia en la afirmación de una exigencia moral, la apelación a la meditación, la invitación a la búsqueda de esa paz interior que todas las escuelas, incluso la escéptica, proponen como finalidad de la filosofía, el sentimiento de gravedad y grandeza de la existencia, todo esto que caracteriza a la filosofía antigua no ha sido jamás superado, permaneciendo todavía de actualidad.

En un bello fragmento, de 1942, Georges Friedman deja entrever la posibilidad de conciliar la preocupación por la justicia y la tarea espiritual, y que podría haber escrito cualquier estoico de la Antigüedad.

“¡Emprender el vuelo cada día! Al menos durante un momento, por breve que sea, mientras resulte intenso. 

Cada día debe practicarse un “ejercicio espiritual”-solo o en compañía de alguien que, por su parte, aspire a mejorar-. 

Ejercicios espirituales…

Abrirse… penetrar la naturaleza, la gran correntada del mundo, era para los griegos el dios que habla.

Escapar del tiempo… esforzarse por despojarse de sus pasiones, de sus vanidades. Huir de la maledicencia. Liberarse de toda pena u odio. Amar a todos los hombres libres. Eternizarnos al tiempo que nos dejamos atrás.

Semejante tarea en relación con uno mismo es necesaria, y justa semejante ambición. Son muchos quienes se vuelcan por completo en la militancia política, en los preparativos de la revolución social. Pero escasos, muy escasos, los que como preparativo revolucionario optan por hacerse hombres dignos.”

Por Lic. Susana Stacco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.