El Yo y el otro.

|| Comparte conocimiento || @NuminaBlog ||

La pasión por lo propio (el etnocentrismo y el egocentrismo) no es ningún accidente, sino la característica constitutiva del Yo. Si éste es idéntico a sí mismo, lo es porque puede identificar todo lo que le rodea, es decir, hacerlo idéntico a él, apropiárselo.

Lo humano del hombre no consiste en su pertenencia a un mundo –o en su “existencia”- sino en un estar permanentemente abocado al “afuera” más exterior, a ese que le anuncia lo otro por excelencia: el otro hombre, el extraño inapropiable.

La necesidad que el otro hombre padece no la vivo humanamente como objeto de percepción o de análisis económico, sino como demanda, mejor dicho, como exigencia de auxilio. Además, la orden primera que me dirige entraña una renuncia a mi mismo, a mi natural tendencia a la apropiación; su primera palabra es: “No matarás”. Este mandamiento inaugura todo discurso, lo carga de significación y justifica la búsqueda de la verdad.

En este sentido, anterior a la ontología es la ética; anterior a la verdad, la justicia, y previo al errar, el escándalo de la iniquidad.

Todo esto significa que la pregunta primera que el hombre ha de formularse no es la leibniziana que Heidegger gustaba recordar: ¿Por qué hay algo y no más bien nada?, sino estas otras: ¿Por qué existe el mal? ¿Cómo hacer para que lo que es estalle en Bien? El sentido de lo humano, dentro de la economía del ser, reside pues en perturbar la mismidad de éste, en sacudirlo éticamente.

2 thoughts on “El Yo y el otro.

  • me pareció un cutio con contenidos muy interesante sobre la cuestión de la otredad, esta perspectiva seria muy interesante en el ámbito educativo, en la relación alumno docente, ya que seria muy interesante conocer y aceptar al otro y asu vez comprendedlo y no dominarle, a partir de la aceptación del otro, con su estructura o esquema social configurado, seguramente la relación alumno docente sera mas compleja y diversa y contribuidora al proceso enseñanza y aprendizaje.

    Respuesta
    • Hola Ricardo, totalmente de acuerdo con tu comentario, gracias por compartirlo.
      Saludos

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.