Basta un simple adiós

|| Comparte conocimiento || @NuminaBlog ||

En el minuto pendiente de tu partida,

Cuando tus ojos anunciaron el adiós,

Descubrí en tus labios la poesía,

Que mi rezo abrazó como un favor.

¡Ay de los ríos que recogen tus lamentos!

Son tantos que dibujan todo un mar,

Por las noches navego esperanzado,

Te voy buscando entre el cielo y el altar.

Por Martin Guida
gmartin049@gmail.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: