Pensamientos

|| Comparte conocimiento || @NuminaBlog ||

No puedes controlar la extensón de tu vida, pero sí su anchura y profundidad.

No puedes controlar el contorno de tu rostro, pero sí su expresión.

No puedes controlar el clima, pero sí la atmósfera de tu mente.

Para qué preocuparte por lo que no puedes controlar cuando puedes controlar lo que depende de ti.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: