fbpx

El decirlo todo

El Concepto de Parresía
|| Comparte conocimiento || @NuminaBlog ||

Decir lo que se piensa, pensar lo que se dice, hacer que el lenguaje se corresponda con la conducta; esta promesa, esta especie de compromiso, está en la base de la parresía.

El fondo de la parresía estriba en esta adecuación entre el sujeto de la enunciación y el sujeto de la conducta.

La parresía, el hablar franco es esta forma esencial de la palabra del director, es una palabra libre, no sometida a reglas, liberada de los procedimientos retóricos en la medida que debe adaptarse a la ocasión y a la particularidad del auditor. Es una palabra que por parte de quien la pronuncia, significa compromiso y constituye un cierto pacto entre el sujeto de enunciación y el sujeto de conducta.

El sujeto que habla se compromete, en el momento mismo en el que dice la verdad, a hacer lo que dice y ser sujeto de una conducta que une punto por punto al sujeto con la verdad que formula.

Parresía, palabra tomada del griego παρρησία que significa etimológicamente «decirlo todo». La parresía lo dice todo; no obstante, no significa exactamente decirlo todo, sino más bien la franqueza, la libertad, la apertura que hacen que se diga lo que hay que decir, cómo se quiere decir, cuándo se quiere decir y bajo la forma que se considera necesaria. Este término de parresía está ligado de tal forma con la elección, con la decisión, con la actitud del que habla que los latinos la han traducido justamente por libertas para referirse a la libertad de aquel que habla.

En la Antigüedad se ha establecido una confrontación entre la parresía (el hablar franco), la adulación (adversario moral) y la retórica (adversario técnico).

El adulador es aquel que impide que el emperador se ocupe de sí mismo como es debido, convirtiéndolo en un ser débil para sí y para los otros. La adulación es un discurso falso, mentiroso. En lo que respecta a la retórica, la verdad es menos importante que la persuasión. La parresía transmite la verdad directamente, mientras que la retórica en el mejor de los casos, lo hace indirectamente.

 

Fragamento del libro: "La hermenéutica del sujeto" - Michel Foucault

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: