El aroma del tiempo III

|| Comparte conocimiento || @NuminaBlog ||

(…) Una “impalpable gotita” de té es tan extensa que soporta “el edificio enorme del recuerdo”. El gusto y el olor sobreviven a la muerte de las personas y al deterioro de las cosa. Son islas de duración en el caudaloso curso del tiempo: “pero cuando nada subsiste ya de un pasado antiguo, cuando han muerto los seres y se han derrumbado las cosas, solos, más frágiles, más vivos, más inmateriales, más persistentes y más fieles que nunca, el olor y el sabor perduran mucho más, y recuerdan, y aguardan, y esperan” (M. Proust, “Por el camino de Swann”).

 

Fragmento del libro de Byung-Chul Han

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas